8/7/17

El profeta blanco III: La suerte del bufón




La suerte del bufón (Fool's Fate)
Robin Hobb (Traducción de Manuel de los Reyes y Raúl García Campos
El profeta blanco #3 (Tawny Man #3)
Fantascy
Tapa blanda
944 páginas  | 2017




En La misión del bufón, la trama se centra en el regreso de Traspié a Torre del Alce para servir una vez más a los Vatídico. En compañía de Ojos de Noche y el Bufón, inician la búsqueda del príncipe Dedicado, quien ha sido secuestrado por un grupo de picazos. 

En El bufón dorado, se muestra como Traspié accede a permanecer junto a los suyos a pesar del peligro que supondría que alguien descubriera su verdadera identidad. Acepta educar al príncipe en la Habilidad, y recupera su labor como espía de Chade, para descubrir las verdaderas intenciones de todos los invitados que se encontraban en ese momento en el lugar. A saber, un grupo de marginados que acompaña a Elliana, la narcheska del clan del Narval, prometida del príncipe; un grupo de Vieja Sangre, que quiere terminar con el peligro que los picazos supone  y conseguir un cambio en la población respecto a los portadores de Maña (dejar de ser temidos, que terminen las muertes por causa de ser mañoso); y un grupo de comerciantes del Mitonar que solicita la ayuda de la reina.


Cuando Elliana exige como condición para celebrar el enlace, que el príncipe Dedicado inicie la búsqueda de Yama de Hielo y termine con su vida, depositando la cabeza del dragón en la chimenea de la casa de sus madres, todas las negociaciones entre los Seis Ducados y las Islas del Margen se paralizan. ¿Existirá el dragón en realidad, o será solo una leyenda? ¿Cuáles son las verdaderas intenciones de Elliana? Por su actitud no siente cariño por príncipe, y el enlace lo siente más como un sacrificio (tal y como ya hiciera Ketricken  cuando se unió a Veraz).  Llevado por su orgullo (y para demostrar su valentía ante sus nobles) Dedicado acepta la empresa, poniendo él también una condición: que la joven le acompañe. 



Traspié no tiene un momento de calma desde que sus pies pisan Torre del Alce. Porque a estos hechos hay que añadirle sus dramas amorosos con varias pretendientas, y la rebeldía de Percán. Para finalizar, el bufón descubre finalmente su misión:  en la isla de Aslevjal, donde el dragón se encuentra sepultado bajo el hielo, el bufón morirá. Y lo hará para cumplir la profecía y liberar al dragón. 

Me gusta dejar las cosas en orden. Dejamos tantas cosas a medias en esta vida que me complace terminar todas las que puedo.




La trama de la última novela da comienzo con los preparativos para el viaje. El destacamento de la Habilidad continúa con su formación, Tordo tiene un gran poder pero el uso que hace de él no es adecuado, Dedicado avanza lentamente, Chade aún no consigue habilitar sin estar en contacto directo con quien quiere comunicarse, y el Bufón ha sido alejado del grupo, pues Traspié en un intento de mantener a su amigo con vida, quiere dejarle fuera del viaje. Incluso Chade está de acuerdo con esta decisión a pesar de la ayuda que podría ofrecer el bufón al grupo, aunque sus motivos para dejarle en Torre del Alce están relacionadas con el futuro de los Seis Ducados (el dragón tiene que morir, no ser liberado). 

El viaje hacia la isla es lento y muy duro. El grupo sufre hasta volver a pisar tierra. Traspié nos mostrará cómo es un viaje en barco, donde los días de navegación parecen no tener fin. En tierra firme la situación no mejora, pues los distintos clanes marginados mostraran su desacuerdo ante la petición que la narcheska hiciera al príncipe.  La misión se vuelve a cada día más complicada. El futuro de los Vatídico al frente de los Seis Ducados es incierto.



Echaba de menos a mi lobo, Ojos de Noche, tanto como extrañaría el latido de mi corazón.



Esta última novela es más extensa que la anteriores, algo que particularmente agradezco, pues podemos disfrutar durante más páginas de los personajes.  La narración detallada nos permite conocer de manera íntima a los personajes, principalmente al protagonista, Traspié, del que conocemos tanto su rutina diaria, como todos sus pensamientos y sentimientos. Robin Hobb controla cada detalle de la historia, describe vestimentas, estancias, comidas, etc. y lo hace de una forma tan fluida que toda esta información no se hace pesada en ningún momento.  Manuel de los Reyes y Raúl García Campos hacen posible con su traducción que esta escritura tan elaborada nos llegue en su totalidad. Un trabajo magnífico, utilizando un lenguaje que nos transporta a la época acorde en la que la narración transcurre.


Es uno de los puntos fuertes de la novela, pues humaniza a los personajes de manera que la aventura que ellos viven nos es más cercana. Y puesto que conocemos los sentimientos del protagonista, durante algunos diálogos entre este y personajes como Ortiga, Dedicado y el Bufón, hay frases donde te quedas con una sensación idéntica a la de Traspié.  Es algo similar a que te arranquen el corazón, te lo retuerzan varias veces y vuelvan a colocártelo en su sitio.  Es el protagonista literario (que haya leído) que más infortunios ha sufrido, y hay situaciones donde te encuentras pensando que el pobre no puede sufrir más.


Me fascinan los personajes femeninos que aparecen en la historia. Ketricken acepta los consejos de Chade, pero demuestra su posición tomando siempre la decisión que ella cree acertada; Ortiga y su fuerte carácter, muy similar al de quien criara a Traspié y la mujer a la que siempre amó; Elliana y su determinación durante las tres novelas, aunque será en esta donde descubramos todos los motivos que la llevaron hacia Torre del Alce.






En La suerte del bufón se da cierre tanto a la trilogía como a historias relacionadas con la trama de la trilogía de El Vatídico. Es aconsejable por tanto haber leído previamente esta trilogía, pues a partir de la segunda novela con la llegada de los marginados a Torre del Alce, se recuperará la trama de los forjados y la Guerra de las Velas Rojas. Y en la tercera novela una parte importante de la historia estará relacionada con la tercera novela de El Vatídico, e incluso con Las leyes del mar. Todo un regalo para quienes llevamos tiempo deseando conocer el desenlace de las tramas de ambas trilogías.


Hasta la fecha, la autora ha publicado una tetralogía que se desarrolla en el Mitonar y sirve de continuación de Las leyes del mar; y una trilogía situada diez años después de La suerte del bufón. Deseo que no tengamos que esperar mucho tiempo para tener noticias de la publicación de estas continuaciones. Y que lo haga en una edición tan cuidada como ha sido la de Fantascy, que ha contado con una traducción de lujo a cargo de Manuel de los Reyes y Raúl García Campos, y ha publicado las tres novelas en menos de un año y medio.





¡Gracias a Fantascy, 
Alix Leveugle y Nerea Luján  por el ejemplar! 




4 comentarios:

  1. Hola! No he querido leer completa la reseña porque aún no leo la trilogía, jeje, pero Robin Hobb es una grata sorpresa, Vatídico es una de mis favoritas, sus personajes muy cercanos. Espero hacerme con estos tres del tirón y así continuar.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Si te gustó El Vatídico, esta también lo hará! :)
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Se lo dije el otro día al señor Sagacomic, tengo que ponerme desde el principio, por que tengo un Toc que no me deja empezar cosas a medias. Ojalá una buena edición de El Vatídico para darle caña :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda es mejor empezar por el principio porque todas las trilogías están conectadas. En el primer libro esto no se nota mucho, aunque hablan de cosas pasadas te pone en contexto, pero después la trama es compleja como para no haber leído antes los anteriores.

      Espero que la leas pronto!

      Eliminar